domingo, 30 de noviembre de 2014

El Chipinauta SANO

Hola a tod@s!

Comienzo el blog con una serie de entradas que tendrán como temática la vida saludable que, como sabéis, se basa, por este orden de importancia, en:

  • La correcta alimentación.
  • La práctica de ejercicio físico.
  • El sueño reparador.
Empecemos por el segundo punto.

Hay dos metas fundamentales a conseguir mediante el ejercicio físico: primera: el aumento de la resistencia cardiovascular; y segunda: el aumento de la masa muscular. Trabajando en estas dos direcciones aumentará tu metabolismo basal, es decir, tu cuerpo quemará más grasa estando en reposo, por lo que o bien podrás bajar de peso si lo necesitas o bien podrás comer más sin engordar.

He aquí TRES pautas básicas a seguir a la hora de practicar deporte no profesional:

1. Haz ejercicio por las mañanas, una hora después de desayunar, entre una hora y una hora y media 5 ó 6 días a la semana, alternando un día de trabajo cardiovascular con trabajo de fuerza. Descansa siempre 1 ó 2 días, mejor no consecutivos. El descanso es esencial para que el cuerpo mejore su condición física.
Pon tu cuerpo al límite!

2. Divide el tiempo de entrenamiento en: calentamiento (simplemente caminar rápido, por ejemplo), estiramiento previo, entrenamiento intenso, vuelta a la calma y estiramiento final. Por tanto, el ejercicio físico propiamente dicho no debe durar más de 45 minutos, pero debe ser intenso siempre. Sal de tu zona de confort deportiva!!! Desconfía de cualquier programa que supuestamente te haga crecer sin esfuerzo.

3. Recupérate inmediatamente después de acabar el entrenamiento: come!! El cuerpo necesita nutrientes después de una actividad intensa, si no se los das, los cogerá de donde pueda, y los músculos se resentirán. Come un plátano o dos (dependiendo de la intensidad con que hayas entrenado), un bocadillo con proteínas (atún, jamón). Ah! y bebe! Agua, por supuesto, la cerveza no vale.


Pues esto es todo por el momento, amig@s! Os dejo una descripción personal sobre el concepto de zona de confort en el deporte y un vídeo explicativo que aborda el asunto desde un punto de vista diferente.


¿Qué es la zona de confort?

Cuando entrenas siempre de la misma manera llega un momento en que tu cuerpo entra en la zona de confort. Entonces deja de evolucionar. La musculatura se estanca, la resistencia no aumenta y no sientes nada nuevo. Te aburres y te desespera ver cómo no creces. Lo que hay que hacer entonces es aumentar el peso que cargas, subir la velocidad con la que corres, saltar más alto, cambiar de deporte. No te sientes cómodo, te falta la respiración y te duele. Internamente en los músculos se producen microlesiones y tu cuerpo pone en marcha los procesos de curación y así crece la musculatura. Del sufrimiento pasas a la satisfacción de la misión cumplida, de estar evolucionando. Si nos dejamos vencer por el miedo a lesionarnos, al dolor de cansarnos demasiado, por la pereza de tener que aprender una técnica nueva, entonces la evolución no se produce.








Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una
licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.